Matria es el resultado de un largo proceso de investigación que sale de su trabajo «Et in Arcadia Ego» (2016-2020), un memento morí que nos recuerda que en el paraíso bucólico también está la muerte. Partiendo de esa polaridad vida y muerte, Reina D’HOORE investiga su propio paraíso y sus raíces maternas gallegas. Le interesa lo que está a punto de desaparecer como si fuera una de las últimas niñas del bosque haciendo referencia a Richard Louv (escritor y periodista), recogiendo, en sus caminatas, deshechos vegetales o animales que han cumplido su ciclo vital en su entorno natural. Como si fueran tesoros… en un mundo que le da la espalda a la emergencia ambiental.

El desarrollo de la idea inicial se ha realizado a través de la investigación sobre la muerte de Kübler Ross (médico), entre otros, el estudio de textos antropológicos sobre la muerte en diversas culturas y la observació  de la naturaleza en sus caminatas diarias que la llevan a cuestionarme sobre los valores de la sociedad actual.

Tal como lo hace Thoreau en Walden (escritor y filósofo).

También viajando y observando otras culturas, dándose cuenta de la desconexión con el patrimonio material e inmaterial en su tierra materna, Galicia. Cuestionándose qué es lo valioso, pues no es oro todo lo que reluce. Y sin embargo, el oro simboliza la luz, lo espiritual, no sólo la riqueza material… cosa que parece haberse olvidado en la actualidad.

Investigar este patrimonio gallego le conecta con los momentos de los veranos de la infancia que pasaba en Galicia en contacto con la naturaleza, tanto en la ría de Muros y Noia, como en Abella, aldea de su abuelo, también con los mitos y leyendas contados por éste y la fascinación por las «rocas». Sobre todo e  contraposición con Bruselas la ciudad donde creció. Y la lleva a profundizar sobre sus orígenes, las raíces.

Interesándole sobre todo el mito da Moura, mito fundacional de Galicia, Diosa Madre, hacedora de paisajes, la joven, la madre, la vieja, la creadora de paisajes, al Finisterrae de nuestros ancestros, las puertas del más allá. Reclamando el valor de este mito y del patrimonio asociado a las leyendas de los Mouros, la importancia de sus tesoros que datan de la primera gran revolución humana, la llegada de la agricultura. Un viaje al fin del mundo de los antiguos, de los mouros, a nuestro inconsciente colectivo como gallegas.

Así, en este proyecto que aborda la muerte desde diferentes prismas, no puede dejar al margen la vida.

Desde el punto de vista material, inicia su labor recogiendo huesos y desechos de la naturaleza y añadiéndoles valor, como se hacía antiguamente en los ajuares mortuorios. Aplicando dorado, el oro tan importante en nuestras leyendas y también recordándonos el cómo cuidamos nuestras raíces, recordándonos nuestra ceguera verde…

Tras encontrarse con una pelvis, investiga los orígenes de la palabra, su relación con las ánforas y la maternidad, y también investiga los orígenes del arte su capacidad para unir a los seres humanos.

Ese trabajo se ve truncado de alguna manera por el confinamiento y al salir, sigue el impulso de recoger, revelar, lo que pocos pueden ver, aprovechando el fusco y lusco, ese espacio de tiempo y de luz liminal en el que se revelan los dibujos hechos por nuestros ancestros. Espacios liminales o fronterizos que tanta importancia tienen en la mitología. Como un juego… y un renacer. Reconociendo lo valioso de nuestra tierra, de nuestro patrimonio.

 

Se trata también de una reflexión sobre cómo la sociedad patriarcal y neoliberal abusa de la naturaleza y de los más vulnerables. A través de su obra, reclama un cambio de paradigma que permita el regreso a los orígenes de la civilización, a retomar el vínculo con la naturaleza, con el deseo, con los colores emocionales, con un discurso íntimo con los propios límites así como una visión que trascienda fronteras y aporte un compromiso yun discurso educativo, a veces rompedor…

Todas estas propuestas se enriquecen con diferentes técnicas, como el frottage, el dibujo, la escultura con el fin de ofrecer una visión interdisciplinar de un arte «rotatoria».

Agradecimientos a Luis, Diana, Puri, Santi, Tammara, Mónica por su ayuda en esta exposición y a la Fundación Granell y a su equipo por toda el apoyo prestado.