Pintura desde un Punto 0 o de Indiferencia Creativa.

Existen varias maneras de pintar que difieren mucho las unas de las otras.

¿Cuáles son?

Una de ellas es pintar con el objetivo de hacer un cuadro, un producto y otra podría ser pintar desde la intuición, desde la creatividad.

En la primera manera, se necesita de una idea, del trabajo del concepto y de su ejecución. Y para obtener buenos resultados se necesita saber de técnica, conocimiento y entrenamiento, ¡mucho entrenamiento! Se trabaja según un plan de acción y uno se centra en el resultado.

En la segunda manera se trata de una aproximación más espontánea y natural que ofrece la creatividad como proceso. Se va a la expresión espontánea a partir de la cual se puede desarrollar la intuición. Está libre de resultado y de exigencias técnicas. Tiene mucha profundidad y suele ser más directa. Es más un camino de autoconocimiento.

Estas dos maneras aparecen como polos opuestos y ambas tienen su parte gratificante y útil, dependiendo de la situación en la que nos encontremos.

Propongo una tercera vía la del Punto 0, que ni es técnica, ni es expresión libre, sino elegir según mande la situación.

Pues a mi, me puede frustrar no saber combinar los colores de manera adecuada, por ejemplo, incluso haciendo algo espontáneo.

Por ello creo que es muy importante poner atención en lo que se hace mientras que se pinta, en saber mezclar colores, e ir viendo qué nos dice el cuadro en cada momento aunque no haya un resultado en vista.

Sigo la metodología que aprendí de Tiga http://reinadhoore.com/sobre-tiga-mi-maestro-en-arte/ en lo que es es la técnica y los aprendizajes en atención plena que empezaron hace 22 año con la meditación Zen.

Con esta manera de pintar, se abre un camino al auto descubrimiento, el enfoque en la creatividad del proceso nos obliga a dejar de lado el control y las expectativas y confiar en la voz interior.

Mi experiencia es que he aprendido a entender sobre mi creatividad (y la de los demás) y el poder sanador que tiene. También he aprendido a desarrollar la intuición y experimentar el gozo de lo espontáneo. Y a reconocer donde me inhibo en la actividad creativa (por miedo, vergüenza o el control) y a desinhibirme en mi creatividad. Y a partir de ahí descubrir (de des-cubrir, revelar lo tapado, lo escondido que puede ser maravilloso) y explorar quién soy.

Pienso que el ser humano descubre quién realmente es a través de sus imágenes internas. Y que todos y cada uno de nosotros es creativo. Dejar aflorar esas imágenes, ayuda a la relajación, reducir el estrés y mejorar la concentración, la atención plena o mindfullness es una buena manera de acompañarlo. Y es algo que hago desde que empecé con el taller de Pintura y Mindfulness, que empezó llamándose Pintura creativa en el 2002.

Aunque nunca hayas sostenido un pincel. Aunque si te digas a ti misma “yo no soy una persona creativa”, a pesar de ello, puede ocurrir que los colores más maravillosos y formas salgan de tu mano si puedes entregarte a tu intuición.

Comenzamos la pintura en la entrega y vas con el flujo de tu paleta de colores interior en el que todo está presente. ¿Cuál es tu color favorito?¿Qué color te hace sentir en paz?¿Qué colores te dan una sensación de calor?¿Qué te gusta? ¿Qué te gustó? Sólo algunas preguntas y todo el mundo puede responder a ellas.

¿Quieres probar? ¿Te atreves a sentir los colores que llevas dentro? El próximo taller tendrá lugar los 8 y 9 de julio en Santiago de Compostela.

Información y reservas:
info@reinadhoore.com
686385581

Precio: 100 € (85€ si efectúas el pago antes del 16 de junio)