Cuando te estás planteando un proceso de coaching es porque quieres cambiar algo en tu vida. Y plantearse cambios es bueno siempre y cuando no se traicione el propio ser, siempre que sea para ir encontrándose en nuestra esencia real. Cuando el objetivo o la dirección no es esta, puede pasar lo que le pasa al pequeño abeto del cuento.

El cuento habla de un pequeño abeto que quería tener hojas de oro pero, cuando lo consiguen los ladrones se las roban. Luego el arbolillo piensa que no era buena idea y que lo mejor sería tener hojas de cristal. Pero resulta que , en el momento en que lo logra, una tormenta se las rompe. El árbol piensa entonces que esa tampoco era una buena idea y que sería mejor tener hojas de arce pero, en ningún caso, las suyas propias. Así, consigue que le crezcan hojas de arce, pero una cabra se las come hasta que , a la postre, decide que lo mejor es sencillamente seguir siendo un abeto.

En este caso, tenemos la glorificación representada por las hojas de oro y de cristal, que el árbol cree que debería poseer, porque en su opinión son mejores. Quiere ser diferente a lo que realmente es aunque, en realidad, sucede que es un abeto y solo puede tener hojas de abeto. Por más que no hubiese ladrones, tormentas ni cabras, un abeto con hojas de oro dejaría de ser un abeto porque su yo real habría sido destruido en el proceso.

Dicho con nuestras propias palabras, esto significa que , si comenzamos a idealizarnos a nosotros mismos, si nos consideramos sobresalientes, divinos, más importantes de lo que nos corresponde, si queremos ser algo que no somos, estamos perdiendo – sin saberlo – nuestro propio yo. Desde la perspectiva que nos proporciona esta visión del proceso neurótico, el objetivo de la terapia consiste en ayudar a la persona a descubrir el yo real, a redescubrir sus propios sentimientos, deseos y creencias reales y, en definitiva, ayudarle a tomar sus propias decisiones, porque solo encontrándose a sí misma tendrá la oportunidad de crecer y desarrollarse.

El proceso terapéutico, ensayos y conferencias. Karen Horney, Ediciones La Llave (2ª edición) p.269

¿Quieres un cambio que te lleve a descubrir tu yo real?