Sobre el estrés y su gestión

¿Qué es el estrés?

Emociones, estrés y dolor tienen algo en común entre sí, se sienten de la misma manera. Son una reacción orgánica ante unos estímulos que pueden ser extrínsecos o intrínsecos, reales o imaginarios. El estrés es una respuesta automática a una amenaza real o imaginaria que nos moviliza, la emoción es una conmoción orgánica a impresiones, a un proceso subjetivo y el dolor una experiencia sensorial y emocional asociada a una lesión real o potencial.

Los estímulos se producen en nuestro cerebro a través de que percibimos por nuestros sentidos. Es decir, a la base, nos representamos la realidad a través de la vista, la audición, el gusto, el olfato y el tacto.

La primera memoria que tenemos, de bebés, es la que se forma en reacción a las diferentes sensaciones corporales, la huella somática. De niños, lloramos cuando tenemos hambre, frio, calor, cuando un ruido nos asusta, etc.. Poco a poco vamos procesando esa información emocionalmente, es decir nuestro cerebro evalúa emocionalmente las sensaciones corporales y luego las procesa cognitivamente, es decir da un significado que nos es propio, un significado intelectual. Así, cada ser humano va configurando su propio mapa de la realidad. La forma en la que nos representamos (pensamos) lo percibido tiene mucha importancia en nuestro lenguaje, en nuestro pensamiento y conducta.

Cada persona sufre el estrés de manera que le es propia.

¿Y por qué puede ser un problema el estrés?

El termino “stress” (estrés) etimológicamente proviene del latin strictus del verbo stringere que snifica provocar “tensión”.

Según Hans Selye (endocrinólogo húngaro) habrían 3 etapas a la formación del estrés.

  1. En la primera etapa, “alarma”, es aquella en la que el organismo pone en funcionamiento mecanismos que dan lugar a la secreción de algunas hormonas, como la adrenalina, pero el individuo no percibe síntoma alguno, no siente fatiga física . Psicologicamente, se produce un estado de excitación con tendencia a la fuga que puede traducirse en un estado de animo especialmente optimista.

  2. El estimulo no desaparece, el estrés sigue su curso y aparecen estados de cierta irritabilidad, tensión, angustia, insomnio, etc.

  3. Algunos o varios de estos sintomas son el medio a traves del cual se manifiesta hasta alcanzar un estado que indica la aparación de la ultima etapa, el “agotamiento”, que puede llegar incluso hasta la muerte, por ej. por paro cardiaco.

En el proceso de producción de stress intervienen los siguientes factores, la agresión (estimulo), el esfuerzo que realiza el organismo para defenderse y la reacción compensatoria.

¿Cuál es entonces la utilidad del estrés?

En condiciones apropiadas (si estamos en medio de un incendio, nos va a pillar un vehículo o nos ataca un animal salvaje), los cambios provocados por el estrés resultan apropiados pues nos preparan de manera instantánea para ponernos a salvo.

¿Y sus inconvenientes?

Lo que a veces nos puede salvar el pellejo puede convertirse en un enemigo cuando se extiende en el tiempo. Para muchos, la sobrecarga de trabajo, las presiones economicas, el ambiente competitivo, etc. son circunstancias que se perciben inconscientemente como amenazas. Esto les lleva a reaccionar a la defensiva, tornándose irritables y sufriendo consecuencias nocivas sobre todo el organismo: elevación de la presión sanguinea, problemas de digestión, insomnio, inestabilidad emocional, falta de concentración, de atención y de memoria, etc.

Existen varios tipos de estrés…

Existe un “buen” estrés, que es el “eustrés” y uno “malo” que es el “distrés”.

El eustrés se da en situaciones estimulantes, alentadoras, fuentes de bienestar y sus consecuencias son positivas. Pues nos da:

  • respuestas de protección

  • dominio de situaciones dificiles que requieren una toma de decisión rápida

El distrés, va en contradicción con nuestra capacidad de adaptación, de respuesta. Sus consecuencias negativas son:

  • empeoramiento de nuestra salud

  • disminución del rendimiento

  • las cosas se enfrentan de manera disfuncional

¿Como te puedes cuidar si sufres estrés?

Primero es necesario aprender a reconocer cuando sientes estrés. Muchas veces las primeras señales son tensiones en el cuello y en los hombros.

Después es importante escoger una de las maneras siguientes para poder sostenerlo. A veces la mejor manera es evitar la situación o la “cosa” que te produce esa tensión, pero no siempre es posible… por ello:

  • Es bueno tener una válvula de escape, por ejemplo hacer ejercicio físico, bien sea bailar, pintar, ir al gimnasio.

  • Compartir con los amigos tanto lo bueno como lo malo.

  • Aprender técnicas de relajación, como la meditación, el yoga, el tai-chi, por ejemplo.

  • Evitar el uso de tranquilizantes o del alcohol.

Cambiar la forma con la que reaccionas al estrés es tal vez la mejor manera. Para ello es bueno el acompañamiento de un coach, terapeuta, etc.

  • Primero reconoce las causas, las condiciones que te producen el estrés.
  • Segundo tus caracteristicas personales, es decir cómo operan esas causas en ti.
  • Tercer reconoce las respuestas, las reacciones que provoca en ti.
  • Cuarto mira las consecuencias de esas reacciones.

Espero que esté artículo te haya interesado y aportado. No dudes en compartir!