De la incertidumbre y necesidades

Este último año de pandemia está siendo difícil de llevar para muchas personas debido a la incertidumbre y  los constantes cambios de reglas, entre otros. Algunas lo han pasado mal por falta de espacio, otras por quedarse sin trabajo, otras han sufrido pérdidas no solo económicas sino también de seres queridos…

Hay una nueva realidad y se palpa desconfianza, miedo en el ambiente. Miedo a contagiarse, miedo a no volver a la vida de antes, miedo a que nuestro mundo empeore, a morir… Y a veces hay tanto miedo que una para de vivir. El miedo bloquea e impide hacer la elección adecuada. Y todo se convierte en un bucle…

En este periodo de pandemia toca redefinir las prioridades en cada momento y es importante dar sentido a nuestra vida en el contexto actual. Es decir AQUÍ Y AHORA.

Por ello mi intención es celebrar la vida en oposición al letargo y apatía que pueda estar viendo a mi alrededor.Y para poder celebrar la vida es importante acogerse tal y como somos, sentir el impulso vital que nos da la apertura de corazón.

Conocerse y reconocerse, volver a estar en sí, escuchar las necesidades propias es imprescindible ante la incertidumbre.

LÍMITE / 2018 / Reina D´Hoore

¿Pero qué es eso de escuchar las necesidades?

Escuchar las necesidades propias nos es tarea fácil y tampoco  es que se nos enseñe a escucharlas ya que generalmente los padres no suelen tomar en cuenta las necesidades emocionales…ellos no han aprendido y realmente es un trabajo identificarlas.

Una necesidad no es lo que se espera de una, si no lo que una quiere, lo que es importante para una. Parece evidente, pero no lo es… ¿cuántas cosas se hacen para que el otro nos mire, o por miedo a que nos retiren esa mirada?

Es importante conocer sus propias necesidades para respetarlas, para poner límites. Por ejemplo cuando se siente frustración o rabia, cabría preguntarse ¿qué necesidad no estoy satisfaciendo?

Para escuchar la necesidad hay que escuchar al cuerpo. Y ese es el trabajo de conocerse, re-conocerse.

En estos momentos, por ejemplo una puede darse cuenta de que la necesidad de certeza es importante.

incertidumbre02
CORAZÓN / 2014 / Reina D´Hoore

¿Qué implica la necesidad de certeza?

Certeza implica seguridad, comodidad, placer.

La seguridad implica la certeza de las cosas y de las personas, que no dependen de una y también la seguridad interior, la seguridad en una misma y en el Camino de la Vida (acompañado o no), y te invito a observar cómo estás en tu seguridad interior.

¿Dónde sientes esa seguridad interna? ¿En qué partes del cuerpo? ¿Cómo es la sensación? ¿Estás cómoda con tu nivel de seguridad interior?

Te invito a observar cómo estás. ¿Te sientes segura? ¿Te sientes cómoda con tu vida, con tu trabajo?  ¿Cómo estás disfrutando aquí y ahora de tu vida? ¿Sientes placer?

Encuentra una manera de poder conectarte aquí y ahora a tu propia seguridad, a tu propia comodidad y a tu propio placer. AQUÍ Y AHORA.… pues no se puede prever el futuro.

La angustia viene de imaginarse el futuro. Y te invito a volver al PRESENTE: hoy tienes un techo. Vuelve al presente y evita buscar en lo externo. Se puede decir SI al presente, mañana es otro día.

Conocerse, saber y comprender cómo una funciona, se nutre y acalla las voces internas. Claro que esto de acallar las voces internas no es fácil… ¿cómo hacerlo? Pues lo primero de todo no intentar controlar con la cabeza sino con el cuerpo, con la respiración.

Si me vienen pensamientos de que las cosas no van a mejorar, qué me falta esto o aquello para ser feliz, la cabeza se me dispara y me puedo angustiar y si dura en el tiempo incluso me puedo deprimir… es esencial volver al cuerpo, respirar.

Y ahí es cuando me dices, respirar, meditar y pueden venir ciertas resistencias… Ya… Y puedes decir que no es quedándose inmóvil que la situación va a cambiar.

Pues ponte a moverte, pero sé consciente de tu cuerpo. Ponte incluso a bailar. Ayuda mucho. Ayuda a volver a centrarse, a sentirse, a volver al cuerpo, a tener los pies sobre la tierra. A unir la cabeza con el cuerpo.

Otra cosa que puede ayudar en estos momentos de incertidumbre es tener rutinas, puntos de referencia que te permitan reconectar contigo y hacer las cosas con conciencia.  A mi me ayuda levantarme y meditar media hora y por las tardes ir a caminar en la naturaleza.

Y si tienes dificultades en encontrar lo que te da placer, lo que te reconecta, piensa en lo que te hacía feliz cuando eras niña/o… pueden ser pequeñas cosas, juegos. Date el permiso de volver a jugar de vez en cuando, de volver a conectarte a esa vida y esa felicidad. Ir a investigar nuevos senderos, pintar, bailar me conecta con los momentos felices de mi infancia.

No todas las infancias fueron felices, puedes buscar otros momentos y conectarte con el cuerpo. Y si necesitas acompañamiento para ello, no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Deja un comentario