“La naturaleza no podría engendrar nada nuevo, si la obligasen a conservar lo viejo. Las formas son infinitas, pero la materia no, y es forzoso fundir el bronce de las estatuas pasadas para hacer las futuras. Por eso, si los ancianos no murieran, los niños cesarían de nacer.
Por eso la muerte mantiene el amor sobre la Tierra.”

Rafael Barrett

Comienzo esta aventura de escribir gracias a un bello encuentro. Dos que, a través de las charlas sobre sus vivencias en la naturaleza, se conectan con una mirada cómplice, Reina D´Hoore y yo.

Reina me habla de cómo es su recolecta, unas veces fortuita y otras con el propósito de búsqueda. Pero, ante todo, lo que observo es que posee una característica a mayores, pues en ella se establece “el gran vínculo”, dado que sólo tres personas se dedican a ello. Reina D´Hoore y sus progenitores. Justamente quienes le dieron la vida.

Ellos tres son los que aportan la mirada en los paseos por campos y bosques. Los que abren una mano y recogen el inicio del fruto de la obra de la artista: Huesos. ¿Sólo son eso?

Su recogida esta motivada por una pulsión artística que valora a la muerte como parte inefable de la otra cara de la moneda: La vida.

La tarea comienza mediante la limpieza con cuidado de un “material encontrado” que formó parte de la vida salvaje.

Ahora, mediante el proceso artístico de manipulación humana se suma a lo salvaje el inicio de una nueva lectura: atender al ciclo natural enfatizando el final lógico que solemos soterrar en occidente: La muerte.

La artista añade retales de pan de oro a sus objetos encontrados, “objet trouvé”, e interviene estos huesos de animales para aportar su sentido de lo sacro y la muerte. No hay ningún disimulo, es su modo de relacionar lo que quedó como huella de la vida con la muerte y su peso. La intervención como respuesta aporta una memoria a mayores que nos dice que hasta en la belleza del mundo natural la muerte está presente y forma parte inherente de esta vida que nos acompaña. “Et in Arcadia ego”.

Reina me relata la impresión sentida por la muerte de un familiar cercano, que decidió enterrarse bajo la tierra humilde en vez de en un nicho prefabricado donde poder descansar acorde a su manera de sentir la naturaleza. Vicente Aleixandre nos acercaba a este sentir con sus versos:

“Bajo la tierra se vive. La humedad es la sangre.
Hay lombrices pequeñas como niños no nacidos.
Hay tubérculos que hacia dentro crecen como flores”.

Llegado este punto de inflexión, Reina decide evocar a través de la mirada sensible a lo inerte, su idea de proceso natural y verdadero. Pone el acento en la memoria bordando en cada una de sus piezas la frase “et in Arcadia ego” como “Memento Mori” que recuerda la reflexión de que incluso en la belleza y en lo bucólico, el tiempo nos lleva a la muerte como algo inexorable. Enfatizando las limitaciones lógicas de la naturaleza.

Los saquitos que acompañan los huesos son un aporte en la línea de la tradición del ajuar posmortem. Cada bordado meticuloso, fino y manual, traduce el proceso del tiempo hecho puntada.

En cada saco guarda meticulosamente el osario con su nueva piel de pan de oro y los deja descansar. Ahora sólo queda la atención del espectador@ para que contribuya con su mirada a la obra.

Neru Herreros

Escultura, 2015-2017
Cráneo de cabra, tratado y recubierto con pan de oro y envoltorio de sabanas de algodón con hilo dorado.
25 x 13 x 11 cm.

Escultura, 2015-2017
Vértebras de cabra, tratadas y recubiertas con pan de oro y envoltorio de sabanas de algodón con hilo dorado.
Medidas variables.

Escultura, 2015-2017
Pélvis de cabra, tratada y recubierta con pan de oro y envoltorio de sabanas de algodón con hilo dorado.
14 x 9 x 6 cm.

Escultura, 2015-2017
Pélvis de cabra, tratada y recubierta con pan de oro y envoltorio de sabanas de algodón con hilo dorado.
20 x 11 x 3 cm.

Otros trabajos

Muller árbore atlántica, 2017
Fotografía.
Medidas variables.

El mapa no es el territorio, 2013
Tinta china sobre huevo de avestruz
15 x 12 cm

Winter, 2012
Tinta china sobre madera.
30 x 30 cm

El mapa no es el territorio. Mapas invertidos, 2013
Tinta china sobre mapas.
21 x 29,7 cm c/u.

Winter, 2012
Tinta china sobre hueso tratado, madera y gravilla.
100 x 100 cm

Winter, 2012
Tinta china sobre madera traída del mar.
50 x 15 cm